Wednesday, August 02, 2006

Recuerdos Dorados
Ayer que recordé cuando mis sobrinas me cayeron encima dándome almohadazos, y una me jalaba el pelo mientras reía, y la otra me decía: yo te protejo (aunque en realidad sus patadas de defensa sin querer me caían a mí); mientras yo la protegía de que no le cayeran los juguetes a ella que aventaba mi sobrino; recordé que me dijo entre el relajo un leve y silencioso: te quiero. Y seguimos defendiéndonos de los ataques de los mutantes (mis sobrinos). Y ella entre la corretiza me jalaba del brazo y me decía de nuevo: tía te quiero. Pero mientras bajábamos las escaleras, no oyó mi sí, hasta que se paró a media escalera y gritó: ¡¡¡¡Alma te quiero!!!! Y me extendió sus brazos, me la puse en la espalda, y le dije: yo también Sari. Seguimos escondiéndonos de los mutantes... hasta que llegó la noche y nos cubrió de sueño.
Y decidí guardar el recuerdo en el cofre de oro que tengo en mi memoria, por si me vuelve a inundar alguna tristeza o inquietud, ya tengo más material para seguir existiendo.

3 comments:

Edart said...

Siempre he disfrutado mucho los pensamientos plasmados en letras que salen de tu inquieta cabecita, este en particular esta salpicado del profundo amor que le tienes a tus sobrinos, especialmente a Sari, estare pendiente de tu blog y es un acierto que decidieras compartir con los internautas tus ideas y pensamientos en este bello blog.
La historia mas bella del mundo esta iniciando.

Federico said...

Cuando visito el blog cierro los ojos, deseando: que me incluya en la historia, que me incluya en la historia.
Y leerte es como si estuviera allí.
Un besote.

Alu Pineda said...

Que lindo Federico, gracias por tus comentarios. Espero estés feliz. Yo creo que sí, disfruta tu cielo AZUL.

Un beso!