Wednesday, August 23, 2006

Un lobo me dijo:


"Niña anhelo cada una de tus palabras,
tus palabras de ensueño,
ensueño y deseo.
Deseo el anhelo
de tu aliento y de tu piel"


No respondí... y luego replicó:

"Sabes cuánto me gustaría darte un beso"

¿En serio? Le pregunté. ¿Por qué?

"Me nació en este momento"

Y cómo me lo darías... le dije.

"Apasionado y en la boca"

¿Con los dientes, con la lengua?

"Así es... recorrer toda, toda tu linda boca..."

¿Y qué mas lobito?

"No sé... solo cuando te dejes dar ese beso podré decírtelo"

3 comments:

Federico said...

Predecir el futuro después de haber dicho tal cosa es fácil, pero definitivamente es más deseable no pensarlo: vivirlo.
Un beso...

Lobito said...

Es encantador como escribes... y mas como lo sientes... besos

tu lobito

Alu Pineda said...

Federico:

Gracias por tus visitas al blog. Y claro la realidad supera al deseo. Ojalá la realidad imaginario fuera realmente realidad. VALGA LA REDUNDANCIA!

Un beso.

LOBITO:

Pues como siempre te digo gracias por tus halagos. Pero no siempre lo que se escribe se siente.
BIENVENIDO.

Un abrazo.