Saturday, May 31, 2008

Hola a todos los lectores, ya los tenía muy abandonados. Como varios de ustedes saben, en realidad me es muy difícil, más en la actualidad poder escribir. No es por falta de voluntad, sino por falta de tiempo. Los he extrañado. Muchos de ustedes han sido especiales y lo serán siempre.

A los nuevos, pues espero que sigan visitándome. Ya saben que son bienvenidos todos.

Besos y abrazos.

Alu Coloretta

----- o ------

DELIRIO

Como siempre, esta vez pensé que ya me había enamorado. Pensé que ya era parte de una de esas historias en las que queremos ser protagonistas de la película más cursi y fatal. Vemos a una persona común y corriente y la hacemos maravillosa, enigmática, única, sorpresivamente exquisita. ¿Cómo? Con el poder de la mente solitaria, con el corazón desesperado, y el cuerpo retorcido.
Así lo hacemos. Nos enamoramos de ese individuo, lo maquillamos, lo hacemos nuestro. Lo llenamos de maravillosos adjetivos. Y el sujeto resulta de nuestra propia cosecha, el ser más perfecto del mundo.
Creer que se está enamorado, es tanto como estar enfermo un rato. Es una especie de manía, locura, capricho esporádico. Un frenesí pasajero. Un churro, un puñado de chocolates amargos, un café americano con un cigarrillo, una copa de vino, una cerveza bien fría, un polvazo, una infidelidad.
Podría ser como todo lo que es nuevo y pasajero, una ráfaga. Una estrella fugaz, una nube que no se puede tocar ni probar. El aire que no se mira, el río que se ha secado, la planta que está marchita y que alguna vez fue toda verde y llena de vida.
Justo cuando pienso todo aquello absurdo que hago, es cuando más me enamoro y más me empeño en seguir enamorado. Y cuando más me empeño, más me acerco al final. Cuanto más enamorado estoy, es como estar listo para la picada, la caída súbita, el golpe sorpresivo.
Hoy me levanté por la mañana y te miré. Estabas soñando y tu piel estaba enmudecida. Me parecías cosa extraña. Y al ver tu piel, tus ojos cerrados, tu boca delineada, tus cejas perfectas, tu perfil dibujado como por un artista... recordé el primer día en que te vi. Entonces estaba en la intriga de saber si eras o no eras la persona indicada. Quería tocarte, sentirte, escucharte, amarte, hacer el amor contigo una y otra vez. Pero aquí al desnudo ya no queda nada que buscar, ni tengo ganas de encontrar. Cualquier cosa nueva, será repetida por ti. Cualquier detalle, será superficial. Cualquier palabra, perderá sentido. No habrá novedades, no habrá delirios. Y nos secaremos poco a poco, hasta que olvide tu nombre, hasta que vuelva a iluminar mis ojos de nuevo, con alguien que entonces será perfecto, potencialmente perfecto para dejar de serlo en cuanto pueda volver a sentirme... empalagado de amor.

3 comments:

Anonymous said...

Abandonadísimos, pero no es nada inusual, varios blogs sufren del mismo mal. Un beso.

Federico

Mariana Alvez Guerra said...

Siempre hay lugar para el amor, nunca hay que dejar de buscarlo y sobre todo, nunca dejar de aceptarlo, viene cuando menos lo esperamos y esa persona maravillosa se queda con nosotros para toda la eternidad.

http://sietesirenasvasaquererpecar.blogspot.com

Nena said...

Que post tan hermoso.