Wednesday, November 22, 2006


Te amaré.

Ahí tú, donde quiera que estés. Te amaré.
Aquí estoy sin dudas ni prejuicios,
abandonada a tu amor.
Tú, que me escuchas cerca o lejos,
me he cansado de esperarte.
Yo aquí estoy, tú donde estás.
No pido más rostros bellos,
no pido más cuerpos de escultura,
no pido tampoco excesos,
ni intrepidez, ni conformismo.

Me he cansado de la superficialidad.
Alguien sin ambiciones, me aburre.
Alguien de ambiciones, me deja a un lado.
Cuando son sensibles, no entienden mis tiempos.
Cuando son insensibles, no entienden de expresiones.
Y si son artísticos, se elevan tanto que no los alcanzo.
Y si son tan exactos, como las matemáticas,
mis palabras son rocío nadamás.

Detesto las explicaciones largas,
no le encuentro sentido a la infidelidad,
y desconfío del amor sin medida.
Me gusta la honestidad, y me gusta pensar en todo, y por todos.
Antes que tu estabilidad, está la mía. Espero lo entiendas.
Y antes que yo, estás tú, nunca lo olvides.

Pero ahí, donde tú estas sentado,
observando mis desvaríos, mis defectos, mis necedades;
también yo aquí observo las tuyas,
y no te juzgo por ello.
Porque estas creciendo, como todos nosotros los humanos.
Pero tu crecimiento tiene que ir casi de la mano al mío,
nuestras necesidades se tienen que complementar,
porque si no, la balanza de nuestra relación no estará en equilibrio.

Mírame. No soy la mujer que te hará dramas.
No te pediré la hora de llegada,
tampoco estaré tras las cortinas.
No tendré palabras entre dientes,
ni comentarios a tus espaldas.

Seré hogareña justo en el momento en que te enfermes de gripa,
y necesites de apapachos y comida casera.
Tampoco esperes que esto sea todos los días,
mis artes culinarias son de vez en cuando,
ya sabes… no me sobra el tiempo.

Te acompañaré a donde quieras, si me acompañas tú también.
Te apoyaré en tus proyectos locos,
y sabré no hablarte en las juntas o asuntos de trabajo.

No exigiré nada de lo que yo no tenga,
y entenderé tus razones aunque me cueste.
Viviremos la vida, seremos felices.
Habrá de vez en cuando roces,
pero sabes que detesto subir la voz.
No es necesario desgarrarnos mutuamente ni ofendernos,
para qué… en ese tiempo podríamos besarnos,
o leer un libro juntos.

Me encantan las aventuras extremas ya lo sabes.
A fuerzas me acompañarás a escalar,
y te subirás las veces que yo quiera a la montaña rusa.
Pero no me pidas que me embriague o fume,
porque simplemente no soy así.

Y sobre todas las cosas, cuando te hayas cansado de mí,
dímelo a tiempo, para recapitular nuestra relación y hacer algo por ella.
Dame la oportunidade de mejorar,
yo lo haría por tí.
Jamás te vayas de mí sin explicaciones,
y cuando ya no me ames, dímelo.
No importa cuanto me duela,
no te puedo obligar a nada, ni tú a mi.

Ahí tú, donde quiera que estés.
TE AMARÉ.

9 comments:

Federico said...

Hace poco una amiga me dijo: tú debes saber mucho del amor.
Y no pudo estar más errada. No sé tanto de ese amor que buscaba (Romeo y Julieta). Pero algo puedo saber si te leo. Porque ¿cómo decirlo? este amor sabe más de todo, este que tú profesas.

Alu Pineda said...

Federico,

Por qué me dejas, por qué te ausentas.

Tú sabes Federico... bueno, tú ya sabes.

Y gracias por decir aquello de esto que profeso, tú más que nadie sabes de donde emane esta miel, y hacia donde desemboca.

yoymimismo said...

Bendecido sea tu amor que vuela tan lejos y llega tan cerca...

beso,

Isaac

Alu Pineda said...

Isaac,

Gracias por tus bendiciones. Espero que mi amor de verdad sea tan cercano como tú lo expresas.

Que nunca se apague, que nunca...

Besos.

el sobaco de mi hermana said...

pájaro azul


hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí dentro, no voy
a permitir que nadie
te vea.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo le echo whisky encima y me trago
el humo de los cigarrillos,
y las putas y los camareros
y los dependientes de ultramarinos
nunca se dan cuenta
de que esté ahí dentro.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí abajo, ¿es que quieres
hacerme un lío?
¿es que quieres joder
mis obras?
¿es que quieres que se hundan las ventas de mis libros
en Europa?

hay un pájaro azul en mi corazón
que quiere salir
pero soy demasiado listo, sólo le dejo salir
a veces por la noche
cuando todo el mundo duerme.
le digo ya sé que estás ahí,
no te pongas
triste.

luego lo vuelvo a introducir,
y él canta un poquito
ahí dentro, no le he dejado
morir del todo
y dormimos juntos
así
con nuestro
pacto secreto
y es tan tierno como
para hacer llorar
a un hombre, pero yo no
lloro,
¿lloras tú?

c. buk

el sobaco de mi hermana said...

SÉ AMABLE


siempre nos piden
que entendamos el punto de vista
de los otros
sin importar si es
anticuado
necio
asqueroso.

a uno le piden
que entienda
amablemente
todos los errores de los otros
sus vidas desperdiciadas
sobre todo si son
de edad avanzada.

pero su edad es lo único
en lo que nos fijamos.
han envejecido
mal
porque han
vivido
sin enfoque,
se han negado
a ver.
¿que no es culpa suya?

¿culpa de quién?

¿mía?

se me pide que oculte
mi opinión
ante ellos
por miedo a su
miedo.

la edad no es un crimen.

pero la vergüenza
de una vida
deliberadamente
desperdiciada

entre tantas
vidas
deliberadamente
desperdiciadas

sí lo es.

Buk

Alu Pineda said...

Buk, Israel, dueño del blog, el sobaco de mi hermana:

Todos tenemos un pájaro azul, yo tengo uno tmb. Está adentro, y soy gentil con él. Y claro que a veces me hace llorar.

Y espero no desperdiciar mi vida, y llegar a la edad llena de edad, y nadie tenga que ser amable conmigo por lástima.

Un beso.

Anonymous said...

este poema me gustò, es justamente lo que quiero decir, creo que si no lo hubieran escrito ya, me tocaria a mi hacerlo.
felicitaciones y gracias por esto.

Alu Pineda said...

Anonimo:

Que bueno que te gustó, ojalá que para la proxima nos reveles tu identidad.

ciao!