Saturday, October 14, 2006


" Sólo he sido una mujer con corazón de hombre ". María Félix

Memorias personales.

Ayer fue un día terrible. Lleno de estrés y confusión. Pero aquí estoy, lidiando con el día a día. Sin importar lo que pase sigo en pie. Fuerte como una roca. Sin embargo, es inevitable mi tristeza, mi soledad.
Traté de explicarme a mí misma, que las cosas pasan por algo. ¿Por algo? ¿Por qué? Quisiera entender.
Tuve un día difícil. Ayer fue un día de repetirme mientras me miraba al espejo: "De qué estás hecha".
¿De qué estoy hecha? ¿De barro, de plata, de rubí? De carne, hueso, sangre... ¿sentir?
Tengo mucho temor. Mucho temor que entre todo este tumulto de tragedias, no logre brillar mi luz al final de este año.
Me preocupo por tantas cosas, que no logro concentrarme. Enfocarme. Ésa es la palabra.
Pero temor a miedo. Qué me puede dar miedo. Nada, absolutamente nada. Nada me da miedo.
Con lo de ayer me bastó para darme cuenta que puedo ser más fuerte de lo que yo misma espero.
Hoy amanecí, temprano como siempre. Y me bañé, me vestí, desayuné licuado de avena con plátano, me colgué el estetoscopio, me puse la bata. "Allá vamos", me dije. Y salí de la casa como si nada pasara. Como si nada grave hubiera pasado.
Pero queridos amigos, lectores míos. Hoy es un día (que a pesar de las apariencias que logro proyectar), se torna melancólico a cada paso que doy. Hoy estoy de luto a mis días difíciles. No miento: ayer con la lluvia tan bonita, pretendía ponerles un post genial. LLeno de poesía, de amor, de cosas bellas. Pues porque ésta es, sí, la vida nuestra es, la historia más bella del mundo; porque se ha concebido desde el principio de nuestros días cavernícolas, de una manera poderosa y genial.
Porque es hermoso ver crecer a mis sobrinitos, porque es hermoso poder decir te amo, porque la pasión que uno lleva por dentro, en el cuerpo desnudo, en la belleza de nuestro espíritu y nuestra sabiduría y aprendizaje, nos hace maravillosamente humanos.
Pero por las mismas razones humanas, hoy me declaro en quiebra moral. Y deseo terminar este día, con una taza de chocolate caliente, abrazando los pocos días de mi madre, los que Dios permita que le queden, curarle sus heridas, animar a mi padre, checar que mi hermano esté tomando sus tranquilizantes, y avisar a mi amiga Dianne, que hoy no podré ir a la carne asada de la que toda la semana me estuvo hablando.
Hoy no quiero ser fuerte, fuerte como una roca. Siempre, de veras, siempre termino mis días con la frente en alto, y camino con aire vaporoso por las calles, la gente pensaría que no me hace falta nada en esta vida. Hasta tengo la mirada penetrante. Pero, hoy amigos lectores, tengo una mirada que en el fondo revela mi profunda tristeza y decepción.
Mañana... seguirá esta historia tan bella. Cualquier historia, la tuya, la mía... es bella hasta en sus más perfecto errores, desventuras, y tristezas. Ésa es la vida, la vida bella, la que tiene tropiezos, rasgaduras, pérdidas, muertes... porque se recrea a sí misma gracias a sus múltiples facetas. Así como hay tiempos buenos, hay malos. A veces no ocurre simplemente nada interesante.
Mañana, mañana amigos míos, será otro día. Nada nuevo, ¿verdad?

8 comments:

Nadie Jedesmal said...

Alu, querida.
Maniana sale el sol. Te mando un fuertisimo y fortisimo abrazo. Y recuerda:

Tus amigos
no son los del mundo
porque te olvidaron
en este rincón.

Nosotros no somos así.

Te quiere la escoba y el recogedor.
Te quiere el plumero y el sacudidor.
Te quiere la araña y el viejo veliz.
También yo te quiero,
y te quiero feliz.



saludos

Alu Pineda said...

Nadie Jedesmal:

Supiste como pintarme una sonrisa, y eso se tiene que agradecer.

Bonitas palabras me has dado. Simples, como me gusta la simpleza.

Un beso! Yo tmb. os quiero feliz.

yoymimismo said...

Alu...

Recuerda que eres bendecida, que eres de luz...esa capacidad de inquirirte, de cuestionarte, es en sí misma una bendición y un orgullo...

Y si...de días buenos y malos, como de inviernos y primaveras está lleno el mundo...pero los unos no serían sin los otros...verdad?

beso,

Isaac

Alu Pineda said...

Isaac,

Siempre. Siempre tus palabras tan consoladoras. Las recibo con ánimos mejorados.

Gracias por hacerme recordar como siempre, la bendición que hay en mí. Claro que la hay. Soy una luz, por su puesto que lo somos.

Los unos no serían sin los otros. ESTA VIDA ES MARAVILLOSA.

Yo te mando dos besos.

Alu

Cristal said...

Así es el océano de la vida, con su flujo y su reflujo... y participamos a la gran respiración del universo.
Te mando un fuerte abrazo y mi sonrisa desde el corazón, querida Alma.

Alu Pineda said...

CRISTAL, QUERIDA:

Gracias por compartirme tu sonrisa. Creo que todos los buenos deseos de mis amados amigos (As)
como tú, me han llegado al alma. Espero estos deseos auguren a mi vida: una sonrisa y bendición pronta.

Besos y abrazos.

rfr said...

piensas en aliviar a los demás, piensa también en tí, que estés bien!

Alu Pineda said...

rfr:

Hay tiempo para pensar en los demás,pero siempre me tengo a mí misma para aliviarme.

Y claro que estaré bien. Para mí es obvio que uno tenga que pensar también en uno mismo, pero pues de paso en los demás, por eso hasta mis amigos siempre cuentan conmigo.

Un beso!

P.D. los duelos no son eternos para mí. Olvido con facilidad.