Saturday, March 10, 2007


Era un jueves gris, llovía....


Será que la flama se apaga. Será que mi vida se acaba.

El murmullo de la noche me golpea. Me deja morir.

Nadie escucha, nadie comprende. Quizás en otros versos ...

El pasado se entrelaza en mi futuro, me reclama la pérdida de tiempo.

Te has llevado mis anhelos, mis ratos mas ociosos.

Yo estoy como un tonto, esperando a raptarte.

Robarte aunque sea una rosa de los labios, un suspiro...

Algún día podré decirte cuánto me importas, hoy no.

Hoy estoy sentado, rendido. Apagado como el sol al atardecer.

No amanecen las mañanas. Mi dolor crece y no estás.

Cuánto tiempo he perdido, dime cuánto te has llevado.

Cuántas horas se quemaron, ni cenizas me quedaron.

Podría barrer el plomo de los suelos, pero todo se esfumó.

Has huído de mí, explícame por qué. Por qué tu amor voló...

Mis huesos crujen, truenan al andar. Nada me queda...

Me queda solamente el recuerdo. La ironía de estar solo.

Nadie desea estarlo. No me da coraje eso, sino mi actitud, mi pobre actitud.

No hay humillación en perderte, hay humillación en perderme.

No es que me duelas tanto, es que yo mismo me aniquilo.

Ya en otros tiempos te he pedido que me mates. Desde cuándo lo hiciste.

No me di cuenta, no supe cuándo me heriste. Cuándo me dejaste aquí sentado.

La pérdida del tiempo, en tus abrazos. Me costó cara tu venida.

Nadie me devuelve el tiempo, el dinero, el amor a tu salida.

Más tonto no podía ser, que sentirme tan pequeño sin ti.

Pequeño ya era, de eso estoy seguro. Nadie vale tanto para perder la dignidad.

Pero lloro a veces. No miento. Y me doy cuenta con burla de mi realidad.

Es entonces cuando me digo: mi querido amigo... ERES UN BARATO.





8 comments:

Anonymous said...

Amor desmedido

La piel que nos unía nos separa
y no comparte humores ni deseos.
Más, a pesar del cuerpo erosionado
y de la ruina de la luz, te veo.

Pues desde un día sin fin tanto te he amado
que confundo el presente y el pasado
y, aunque morí sin verte, de repente
sigo vivo y respiro tu aire ausente.

Amor que será fiel no sólo y cuando
la memoria lo sea y siempre tanto.

(No mido las palabras que te digo.
Tan sólo cuando canto y cuando escribo.)

icr
pd señora indeleble es muy cruel.

Anonymous said...

Es probable que no recojas
mi última palabra
Y es una lástima,
porque será tu nombre.

_____
estoy roto. mal.
icr

anónimo anónima ánima said...

Las correrías que se antojan leves al andar por las palabras, resultan un tortuoso camino a lo alto de la misión. Bosques rocosos, cascadas infinitas y peñascos hirientes.
Así pasan los días. Quien llega al final, se da cuenta que está muerto. Así que anónimo, no se desanime, la agonía es lenta.
Alma: No espero menos que un insulto por contestarle a anónimo, pero las lágrimas dentro de las lágrimas, aunque las acepto, comienzan a desagradarme. Ya se te extrañaba. Un beso.

Alu Pineda said...

Anónimo uno:

Me encantó tu poema. No soy cruel, aunque quisiera serlo. A veces me cuesta trabajo sentir. Creo que lo han notado. Ya casi no escribo y ando todo el tiempo en los afanes de la vida.
Por alguna razón, mi querido amigo ICR, tienes el dón de causar pasión. Aprovéchalo.

Un sincero abrazo.

Alu Pineda said...

Anónimo 2:

No te rompas hasta que no sueltes el último respiro.

No te rompas, aunque te rompa.

No te olvides, aunque mi voz no se escuche.

De ti no existen últimas palabras, todas son comienzos. Todas. Todas significan volver.

Un abrazo y ánimos.

Alu Pineda said...

Anónimo 3,

Qué curioso eres. Eres lo mismo que el anónimo 1. Quien sabe, y no me apetece cuestionarlo.
Metichón, quizá, pero que bien escribes y tu apellido me intriga.
Las lágrimas dentro de las lágrimas, que mejor manera de describir la agonía.

Estaré agonizando por dentro? Tú que opinas. Tú qué piensas anónimo, tu piensas que me estoy secando? o que estoy en todo mi esplendor?

Me despido.

anónimo anónima ánima said...

No sé si estás agonizando, espero que no, no es una manera muy estoica de pasar la vida.

Y no soy como el anónimo 1, jamás.

Alu Pineda said...

anonimo, anonima, ánima:

descúbrete, dime quien eres.